INTERESANTE INFORMACION SOBRE RECUPERACION DE DISCOS FORMATEADOS

Recuperando información de discos formateados y restaurando archivos corruptos


Como desarrollador de software e informático de corazón, siempre he considerado que en el mundo digital una de las cosas más importantes es la información que almacenamos en nuestros dispositivos.
Con información me refiero específicamente a los documentos, fotos, vídeos, música y cualquier otro tipo de archivo que pueda ser importante para nosotros, y al decir dispositivos hablo directamente de discos duros, memorias USB, tarjetas de memoria, etc.
Si estás leyendo esto, es probable que hayas pasado por la desagradable experiencia de perder archivos importantes, documentos de una tesis, fotos y vídeos con recuerdos de momentos que no se repetirán, la biblioteca musical que tanto tiempo te llevó completar y organizar. También es muy posible que si llegaste hasta acá, es porque no tenías una copia de respaldo de ninguno de esos archivos y estás buscando una solución.
Como el “informático de cabecera” de familiares, amigos y clientes, he tenido que enfrentarme a este problema varías veces. Por lo que pretendo ofrecer un par de opciones para recuperar información de discos formateados y restaurar archivos corruptos de una memoria USB, como parte de la iniciativa del equipo de Bitelia por el World Backup Day.
Atención, no garantizo soluciones definitivas, ya que dependiendo del daño que presente el dispositivo, la información puede ser irrecuperable, aunque si les digo que tenga esperanzas hasta agotar todos los recursos.

Recuperando archivos de un disco duro formateado por error

Entre los problemas que he tenido que enfrentar, recuperar archivos de un disco duro que había sido formateado por completo, ha sido uno de los más grandes. La primera vez que lo hice, pensé que no había ningún tipo de esperanza, mucho menos al darme cuenta que sobre el mismo disco ya había sido instalada una nueva versión de Windows.
Por fortuna descubrí una genial herramienta llamada Recover My Files, que no solo me ayudó a recuperar los 12 GB de fotografías que buscaba, sino también otros miles de archivos de todo tipo que habían sido borrados de la maquina años antes de que el disco duro fuese formateado.
Recover My Files es un software por el que hay que pagar -aunque vale cada centavo- pero su versión de evaluación nos permite realizar una búsqueda de prueba en cuyos resultados podemos previsualizar los archivos que podrán recuperarse, por lo que si quieres asegurarte de que funcionará antes de pagar por el, puedes usar tranquilamente esta opción de manera gratuita.

El programa resulta muy fácil de utilizar, basta con seleccionar la unidad de la que deseamos recuperar datos y presionar el botón “Start Recovery”, de aquí en adelante solo queda tener un poco de paciencia ya que dependiendo del tamaño del disco, la búsqueda puede llevar tiempo. Con un poco de suerte, al cabo de unos minutos comenzaremos a ver en la pestaña “Preview” los archivos recuperables, en el caso de las imágenes podremos ver miniaturas de las mismas.
Basicamente hay 2 tipos de búsqueda:
  • Recover Files para recuperar archivos que han sido borrados de la papelera de reciclaje, fueron eliminados por causa de un virus, reemplazados por otro archivo con el mismo nombre, etc.
  • Recover Drive para los casos más extremos, disco formateado, errores al particionar la unidad y cualquier problema de este tipo mientras el disco no haya sufrido daños físicos.
Para reducir los tiempos de espera el programa permite filtrar los archivos por tipo, así podemos seleccionar, por ejemplo, solo buscar imágenes y vídeos, descartando todo lo demás.
Al finalizar la búsqueda, dentro de la misma pestaña “Preview” se puede ver un listado completo de los archivos encontrados por el programa, aquí solo hay que marcar los checkbox junto a cada uno de los que nos interesa recuperar y presionar el botón “Save Files”. Luego de un tiempo no muy largo, nuestros apreciados documentos volverán a estar accesibles en el directorio que hayamos seleccionado, por supuesto que para poder utilizar esta última opción tendremos que haber pagado por la licencia del producto.
Estoy seguro de que existen muchas herramientas similares a esta en el mercado, pero mi recomendación va para Recover My Files, porque de verdad nunca me ha dejado mal. Además no solo sirve para recuperar información desde un Disco Duro, sino que también funciona con memorias USB, tarjetas de memoria SD e incluso los antiguos discos Zip y floppy

Recuperando archivos “borrados” de una memoria USB

Otro de los problemas que he tenido que enfrentar ha sido la perdida de archivos que estaban almacenados en un pendrive o memoria USB -aunque no lo he probado pienso que también funciona con tarjetas de memoria- por causa de un virus o un error en la unidad (no hablo aquí de unidades formateadas).
Asumiendo que la unidad no ha sido formateada y los datos en ella no han sido borrados de forma intencional o por error, la posibilidad de que los archivos permanezcan allí y puedan recuperarse son altas.
Una forma fácil de identificar que los datos siguen en la memoria, aunque no puedas verlos, es comparando el tamaño libre en el dispositivo con su capacidad de almacenamiento y los archivos visibles. Por ejemplo, la memoria tiene 4GB de capacidad, al ver sus propiedades te das cuenta que hay 2 GB libres, pero realmente a la vista solo hay una carpeta de 500 MB a la que puedes acceder; quiere decir que hay 1.500 MB en archivos ocultos o corruptos.
Le proceso para recuperar esos archivos corruptos es relativamente simple. Desde un ordenador con Windows, los pasos serían los siguientes:
  • Abrir las opciones de carpeta desde el explorador de Windows, en la pestaña “Ver” asegurarse de tener marcada la opción “Mostrar archivos y carpetas ocultas” del menú de opciones avanzadas.
  • Dentro de los “accesorios” de Windows que se encuentran en el menú de Inicio, ubicar y ejecutar un análisis con la herramienta “Scandisk” sobre la unidad con problemas.
  • Desde la línea de comandos de Windows o CMD, dirigirse al directorio raíz de la unidad y ejecutar el comando Attrib -s -r -h /s /d
  • Si luego de esto, en la memoria aparece una carpeta con un nombre similar a FOUND.000 y que contiene archivos con nombres similares a FILE00001.CHK, hay esperanzas.
  • Lo siguiente sería ejecutar la utilidad gratuita FileCHK, creada por Martin Kratz. La tarea de esta aplicación es devolver a estos “archivos basura” con extensión CHK a su extensión original, el proceso no debería tomar mucho tiempo. Para que funcione correctamente, hay que descomprimir el contenido de FileCHK.zip dentro del mismo directorio donde están los archivos “.CHK”.
En el archivo readme.txt que acompaña a la aplicación está la lista completa de extensiones soportadas, cualquier archivo con extensión distinta no podrá ser recuperado con esta herramienta.
Debo reconocer que este método no ha sido tan efectivo como el primero que mencioné, pero es una alternativa adicional que podemos probar antes de dar todo por perdido.
Al igual que con el caso anterior, hay muchas herramientas capaces de llevar a cabo estas tareas de recuperación, pero recomiendo esta porque es la que mejores resultados me ha dado. Por otra parte recomiendo usar estas aplicaciones con precaución y bajo tu propia responsabilidad. Si tienes dudas o no sabes bien lo que estás haciendo, mejor busca ayuda de alguien que pueda orientarte mejor en el proceso, igualmente puedes dejar tus dudas en los comentarios, trataré de ayudar en la medida de mis posibilidades.
Para cerrar, hay que admitir que en la actualidad, con la llegada de “la nube”, hay cientos de formas para mantener nuestros datos respaldados y a salvo. Realmente toma menos tiempo y resulta menos doloroso realizar un backup de la información importante, que tener que rogar por poder recuperarla luego de un imprevisto. Así que, ante todo, respaldar.